Angeles de la lectura

domingo, 7 de septiembre de 2014

Seductora incorregible

Por el bien de su pequeña hija, Caroline tuvo que huir de su violento esposo, Peter. Ahora, él estaba muerto y su primo Nick había ido a buscarla para llevarla a vivir con su encantadora suegra, quien la necesitaba. Pero, ¿cómo iba a soportar la presencia de Nick, que había creído todas las mentiras que su primo Peter le había dicho de ella y que claramente le mostraba su antipatía?

Noche romana

Bruno Falcucci era un individuo desagradable. No sólo había maniobrado para encumbrarse en una posición tan poderosa dentro del banco donde trabajaba Martine Archer, ¡sino que además ahora se había propuesto conquistarla! ¡Y aunque ella lo encontrara atractivo, por ningún motivo iba a permitir que un italiano con mirada tan seductora consiguiera ese propósito!

No puedo ser tuya

Lissa estaba prometida con Chris desde hacía tiempo. Él era el dueño del hotel donde ella cantaba y se conocían desde pequeños.
Lissa no entendía por qué no se casaba con él hasta que apareció Luc, un jugador profesional...

Muriendo por ti

Una pasión obsesiva provocó la muerte del esposo de Linzi. Ahora ella no sabía qué hacer, pues Ritchie Calhoun era un hombre varonil, encantador y dinámico, pero ¡había estado en la cárcel por asesinato!

Llamas de pasión

Cuando Lisa supo que el atractivo Matt Wolfe, famosa estrella de televisión, vendría a vivir en el pintoresco pueblito de Cornualles, a la orilla del mar, presintió que habría problemas… tenía razón. Desde el principio, Matt comenzó a involucrarse en su vida, con demasiada frecuencia, para su tranquilidad. La mundana vida del actor, no era la de ella y debía alejarse de él, para evitarse sufrimientos. Además, no deseaba formar parte de un triángulo amoroso, en el que participaba la hermosa Livia Marlowe, como tercera en discordia.

La mujer perfecta


James nunca había estado enamorado. ¿Qué tenía que ver el amor con casarse? Lo único que necesitaba era la mujer adecuada, una que no pretendiera cambiarle la vida...

Entonces, ¿por qué encontraba tan atractiva a Patience Kirby? Con su salvaje cabello rojo y aspecto de duende, no se parecía en nada a las frías rubias en las que él había tratado de encontrar la esposa perfecta.

James estaba acostumbrado a un estilo de vida tranquilo y ordenado mientras que el hogar de Patience estaba lleno de niños, ancianos, calor, cariño...


¿Era así como se sentía uno cuando se enamoraba?