Angeles de la lectura

domingo, 13 de julio de 2014

Feliz lectura


Normas Rotas

Aquel magnate tenía una norma innegociable

A Daisy Connolly, la combinación irresistible de una fiesta nupcial, champán y la química con Alex Antonides la había llevado a pasar un increíble fin de semana con él en la cama de consecuencias inolvidables.


Hacía tiempo que aquel griego tan sexy se había ido y le había roto el corazón. Así que, cuando el despiadado Alex volvió a aparecer en su vida, Daisy decidió alejarse para no sufrir. Tenía que hacerlo porque tenía un hijo de cinco años del que no quería que supiera nada. Pero el heredero Antonides no podía permanecer oculto para siempre.

Futuro lejano

Todo dejó de ser importante ante la perspectiva de pasar una semana con él…


Yiannis Savas, el irresistible playboy de la dinastía Savas, era el sueño de todas las chicas, pero rápidamente se convirtió en la pesadilla de Cat McLean cuando sus promesas no pasaron de un ardiente romance. Con los años, no obstante, la joven maduró y se despidió por fin de todas esas fantasías. Decidida a no dejarse seducir otra vez por palabras dulces y encantos efímeros, se comprometió con un hombre sensato, serio… Sin embargo, el destino le iba a hacer una jugarreta maestra, obligándola a pasar una semana entera con Yiannis, el hombre al que nunca había olvidado…

Una noche para el recuerdo

Los placeres sencillos a veces se complicaban

Nicholas Savas era alto, moreno y demasiado guapo como para poder confiar en él. Para proteger a su alocada hermana pequeña de su magnetismo sexual, Edie se interpuso y fue ella quien cayó en sus redes.


A Nick le fascinó la desafiante y hermosa Edie, todo un reto y una tentación a la que conseguiría arrastrar desde el salón de baile hasta su dormitorio. Pero una noche con Edie Tremayne no fue suficiente. Ni una, ni cien.

Futuro lejano

Todo dejó de ser importante ante la perspectiva de pasar una semana con él…


Yiannis Savas, el irresistible playboy de la dinastía Savas, era el sueño de todas las chicas, pero rápidamente se convirtió en la pesadilla de Cat McLean cuando sus promesas no pasaron de un ardiente romance. Con los años, no obstante, la joven maduró y se despidió por fin de todas esas fantasías. Decidida a no dejarse seducir otra vez por palabras dulces y encantos efímeros, se comprometió con un hombre sensato, serio… Sin embargo, el destino le iba a hacer una jugarreta maestra, obligándola a pasar una semana entera con Yiannis, el hombre al que nunca había olvidado…